2017/09/30

¡POR EL DERECHO A LA AUTODETERMINACIÓN DEL PUEBLO CATALÁN!

La crisis del capitalismo mundial, y en ese marco el de la Comunidad Económica Europea en particular, sacude el sistema de Estados mundial. Lo vimos en Escocia donde resurgió un movimiento nacionalista separatista a raíz del abandono de la zona Euro por parte de Gran Bretaña. Pero es el caso de Cataluña el más significativo porque allí no sólo está en juego el derecho democrático de autodeterminación de los pueblos, sino que también le abre la puerta a la caída de la transición, del Régimen de 1978 y sus instituciones (pactada por monárquicos, liberales-conservador del PP, socialdemócratas y stalinistas, que no contemplaba una España plurinacional), y que conllevaría a la desaparición del Estado Español tal como lo conocemos.
Pero los catalanes, que es el nacionalismo que desde hace poco más de una década viene picando en punta y dejando en posición casi conservadora al nacionalismo vasco, no son precisamente un pueblo pobre y económicamente explotado por el Estado Español, no, al igual que los vascos, no son nada de eso. Se trata de la economía más dinámica de España, cuya burguesía y clases medias no quieren pagar los costos de una España en crisis. En cierto sentido la situación se parece a la del Norte de Italia, con su Liga Lombarda, que, en los años ’90, no quería cargar con el costo del sur agrícola y más pobre de Italia. Pero sólo en cierto sentido, porque al mismo tiempo Cataluña es una nacionalidad real y no lo es el norte de Italia.
Sin embargo, esa situación no cambia el hecho de que no se trata de un reclamo obrero ni del pueblo pobre, que son estos los sectores que más van a sufrir la separación porque eso conlleva automáticamente la salida de la CEE y la pérdida del comercio, al menos por un tiempo, con el resto del Estado Español. Y dejar de pagar tributo al Estado Español no va a compensar la crisis, que, por supuesto, la descargaran sobre los trabajadores y el pueblo pobre, de igual forma en Estado Español que ya no contaría con los recursos económicos catalanes.
Todo esto se combina con la actitud opresiva y represiva del Estado Español (de la monarquía, el gobierno de Rajoy, con el apoyo socialdemócrata) que no les permite decidir a los catalanes sobre su autodeterminación. Lo que da una situación de mayor legitimidad al reclamo nacionalista catalán, de la burguesía y las clases medias, que va más allá de la autodeterminación planteado directamente la independencia.
Este 1 de octubre se convoca a un plebiscito en Catalunya por su autodeterminación, y el Estado Español está buscando, por todos los medios, que no se pueda realizar. Una posición marxista principista debe tomar los dos aspectos, la situación de opresión nacional poniéndonos siempre del lado de la nación oprimida, y al mismo tiempo los intereses de la clase obrera. Y, como no somos nacionalistas -porque el nacionalismo siempre conlleva los intereses de la burguesía-, también hay que tener en cuenta, junto a los intereses del proletariado catalán, los intereses del proletariado del Estado Español.
● Por el derecho a la autodeterminación del pueblo catalán – Enfrentemos y derrotemos la represión del Estado Español – En defensa de los derechos civiles y contra las reformas laborales del 2010 y 2012, todos a la huelga general del 3 de octubre convocada por la CGT de Catalunya.
● Formemos Comités Obreros en todo el Estado Español, y Comités de autodefensa contra los provocadores policiales y las bandas fascistas españolistas.
● No a la independencia – Por la unidad del proletariado del Estado Español para tirar abajo ese régimen monárquico/democrático-burgués explotador y opresivo, e instaurar un Gobierno Revolucionario de los Trabajadores, y una Federación, libre y voluntaria, de Repúblicas Obreras y Socialistas en toda la Península Ibéricas. En el marco de la lucha por una Federación -libre y voluntaria- de Republicas Obreras de Europa.
● Por la construcción de un Partido Obrero, Socialista, Revolucionario e Internacionalista en todo el Estado Español -con publicación en todos sus idiomas-, para la lucha por la revolución proletaria y el socialismo mundial.
CO-ICOR
Comité Organizador por una Internacional Comunista Obrera y Revolucionaria